Legislando en base el spam. PDF Imprimir E-Mail
escrito por Sebastián Bassi   
sábado, 08 de marzo de 2008

¿Quien no ha recibido un mail, que con una u otra excusa les pide que lo reenvien a todos sus contactos? A veces se argumenta que una empresa (Microsoft, AOL, varia segun el mensaje) va a donar unos centavos por cada email enviado para recaudar fondos para operar a "Brian" de un tumor cerebral. En otras ocasiones se dice que hay medicamentos oncologicos que se estan por vencer, o que el MSN dejará de ser gratis a menos que envies este email. La excusa varia. El objetivo suele el mismo: Pedir que se renvien los emails para que otros recolecten las direcciones electronicas, que despues venderan a quienes envian correo publicitario no deseado (spam). Hay casos donde se han usado estas "cadenas" para difamar productos como parte de una estrategia de "publicidad no convencional" ("guerrilla marketing" en la jerga).

Lo que tienen en común todas las cadenas es la falsedad de su contenido. Ni Microsoft ni nadie va a donar un centavo por cada email que enviemos como tampoco las hamburguesas de Mc Donalds estan hechas de lombrices.

Muchos lectores se preguntaran porque tratamos en este sitio un tema tan trillado (hay cadenas que tienen mas de 10 años). Cualquiera que haya usado internet y tenga un poco de sentido común, tomará con recaudos el contenido de una cadena de este tipo. A nadie se le ocurriria usar este tipo de material como fuente de información (salvo en pasquines amarillistas que nunca faltan). ¿Se imaginan un proyecto de ley basado en un spam?

Si no se lo imaginan, les doy algunas ideas: "Prohibase la venta de Coca-Cola por tener clorhidrato de cocaína", "Creación de un fondo de ayuda a Brian". Si le parece exagerado, es porque no leyó el proyecto de ley ingresado en la cámara de Diputados con el Nro. de expediente 1405-D-2007. El titulo del proyecto es "INCLUSION EN LOS PROSPECTOS DE UNA LEYENDA ADVIRTIENDO LAS CONTRAINDICACIONES EN PRODUCTOS ALIMENTICIOS QUE CONTENGAN LA BACTERIA L CASEI DEFENSIS". Dicho proyecto establece en su articulo primero que deberan declararse de forma clara y visible las "contraindicaciones, efectos secundarios y advertencias que contenga el producto [que contengan la bacteria L Casei Defensis]". El producto mas conocido que aporta dicha bacteria es Actimel, de "La Serenisima" (grupo Danone).

A primera vista, no parece grave que se advierta a los consumidores sobre las posibles contraindicaciones de un producto alimenticio. El problema reside en los fundamentos del proyecto. Dichos fundamentos son copiados de una cadena de email que circulo hace mas de un año. Dicha cadena, como suele suceder, contiene varias afirmaciones totalmente falsas (y algunas, ademas, ridiculas). Veamos algunas de estas afirmaciones:

"se ha descubierto que esta bacteria es generada normalmente por el 98% de los organismos"

Ningún organismo genera bacterias. A lo sumo, los organismos tienen condiciones propicias para permitir el alojamiento de ciertas bacterias, que terminan conviviendo de manera simbiente con una especie hospedadora.

"cuando se le suministra externamente por un tiempo prolongado, el cuerpo deja de elaborarla y paulatinamente "olvida" que debe hacerlo y cómo hacerlo, sobre todo en personas menores a 14 años"

El cuerpo no puede "olvidar" como elaborar bacterias, ya que nunca las elabora.

"En realidad, surgió como un medicamento para esas pocas personas que no lo elaboraban"

No se cita ninguna fuente que afirme esto. Por otra parte muchos alimentos y hasta medicamentos surgieron con un uso y luego se les encontró el uso actual. El origen en sí no invalida (ni avala) la eficacia de una sustancia.

"Gobierno Nacional a través de la Secretaría de Salud obligó a la Empresa Láctea 'La Serenísima'"

¿Secretaría de Salud? No existe tal cosa en Argentina (al menos a nivel nacional como se afirma arriba). Si existen secretarias de salud en municipios y provincias. Este no es un detalle menor. Esto es una evidencia del origen fraudulento del texto, sobre todo si tenemos en cuenta que en otros paises de america latina si existe la "Secretaria de Salud". Si yo quisiera publicar esta afirmación en la Wikipedia, me pedirian alguna referencia como numero de circular o de publicacion de dicha norma. Pero se ve que los estandares de verificacion del Congreso son otros.

"la bacteria L Casei Defensis"

En varios lugares del proyecto se menciona a la bacteria con su nombre comercial. "L Casei Defensis" es en realidad una marca registrada por Danone (por lo que formalmente habría que escribirlo en la ley con la ®, como hace Danone), no es un nombre de especie. Esta denominación de fantasia hace referencia a la bacteria "Lactobacillus casei", cepa DN-114001. Incluso la misma empresa comercializa el mismo producto en otros paises con otro nombre: L. casei Imunitass®. Estos nombres sirven solo para aparentar que se trata de un producto cientifico porque usa una terminación en latin similar a la usada para nomenclar especies. La ley asi planteada cubriria solo una marca particular, dejando afuera de la norma a las empresas competidoras que venden el mismo producto con otro nombre (YAKULT®, SANCOR BIO®) o a la misma Danone si quiere usar otro nombre comercial. Si bien este punto es facilmente enmendable, deja en claro la ignorancia de quien redactó este proyecto de ley, que no sabe distinguir entre una marca registrada (que tiene una ® al final) y el nombre de una especie.

Se podria seguir criticando el proyecto, pero con esto alcanza para darse cuenta que el proyecto está basado en una cadena de email que Danone refuto en Marzo del 2007 y el diputado lo presenta en Abril del mismo año. Hace unos años se condenó publicamente a un juez argentino por sacar una formula quimica de la página "El rincón del vago", pero al menos la formula era correcta y la fuente era citable. Aqui ni los hechos son ciertos y la fuente es impresentable. ¿Hay algo intelectualmente mas bajo que plagiar un spam?. Con el sueldo que cobra (incluyendo asesores), se le podría pedir una verificación mínima al menos de sus fuentes. Mirando la trayectoria legislativa del Diputado, este hecho no es de extrañar. El proyecto 1463-D-2007 (titulado "PROHIBIR EL CONSUMO DIRECTO DE LA SOJA TRANSGENICA") pretende que se ignoren todos los dictamentes favorables de los comites cientificos del estado, en base a un solo trabajo cientifico, que para colmo fue publicado en 1974.

¿Esto significa entonces que la publicidad sobre Actimel es cierta? ¿Que por tomar Actimel nos protejemos de los resfrios? No. Esto significa simplemente que se presentó un proyecto de ley sin la menor verificación de sus fundamentos. Se podria escribir una nota aparte sobre la publicidad de Actimel, sobre como induce a crear que Actimel es mas un medicamento que un alimento, y sobre como esa practica está prohibida en otros paises. Incluso el proyecto de ley acierta al afirmar que "actualmente no se puede afirmar que la presencia de esta bacteria en el intestino nos pueda proteger frente a una infección sistémica como pudiera ser, por ejemplo, una gripe". Si el Diputado Raul Patricio Solanas cree esto que lleva su firma, debería presentar una denuncia por publicidad engañosa contra Danone, en lugar de querer crear una nueva ley con fundamentos plagiados de un spam.

Si el proyecto de ley es retirado de la pagina del Congreso de la Nación, a continuación dejo una trascripción textual:

 

 


H.Cámara de Diputados de la Nación

 PROYECTO DE LEY

Texto facilitado por los firmantes del proyecto. Debe tenerse en cuenta que solamente podrá ser tenido por auténtico el texto publicado en el respectivo Trámite Parlamentario, editado por la Imprenta del Congreso de la Nación.

Nº de Expediente 1405-D-2007
Trámite Parlamentario 027 (11/04/2007)
Sumario BACTERIA "L CASEI DEFENSIS": OBLIGATORIEDAD DE INCLUIR UNA LEYENDA EN PRODUCTOS ALIMENTICIOS DE CONSUMO HUMANO, ADVIRTIENDO SUS CONTRAINDICACIONES.
Firmantes SOLANAS, RAUL PATRICIO.
Giro a Comisiones ACCION SOCIAL Y SALUD PUBLICA; DEFENSA DEL CONSUMIDOR.
El Senado y Cámara de Diputados,...

INCLUSION EN LOS PROSPECTOS DE UNA LEYENDA ADVIRTIENDO LAS CONTRAINDICACIONES EN PRODUCTOS ALIMENTICIOS QUE CONTENGAN LA BACTERIA L CASEI DEFENSIS

Artículo 1°: Será obligatorio indicar en todos los productos alimenticios, sustancias alimenticias y bebidas destinadas al consumo humano que contengan la bacteria L Casei Defensis lo siguiente:

a) Leyenda sobre contraindicaciones, efectos secundarios y advertencias que contenga el producto;

b) Dosis recomendadas;

c) Certificación de organismos públicos de regulación.

Art. 2°: La leyenda referida al artículo anterior deberá ser clara y visible para el consumidor.

Art. 3°: Comuníquese al Poder Ejecutivo Nacional.

FUNDAMENTOS

Señor presidente:

El proyecto de ley que se somete a la consideración del Honorable Congreso de la Nación tiene por finalidad incorporar en los prospectos de los productos alimenticios, sustancias alimenticias y bebidas destinadas al consumo humano que contengan la bacteria L Casei Defensis una leyenda que indique las contraindicaciones, efectos secundarios y/o adversos del mismo en el consumo diario, continuo, y/o prolongado; pero de una manera clara y fácil de ser visible.

Dicha finalidad se basa en la necesidad de proteger los derechos de los consumidores, establecidos en nuestra Constitución Nacional y garantizar el acceso a la información, principalmente en productos que son consumidos como complementos de la capacidad de defensa inmunológica.

L casei defensis es una bacteria perteneciente al grupo de los lactobacilos o Lactobacillus que se puede encontrar espontáneamente en los alimentos de origen lácteo y viviendo en simbiosis -asociación- con el resto de bacterias habituales del intestino humano. Se caracterizan por formar ácido láctico como producto principal de la fermentación de los azúcares dando lugar a yogur a partir de la leche y otros productos comestibles como los quesos.

Es considerable destacar que diversos estudios realizados han confirmado que en el intestino humano, la L casei defensis ha demostrado que puede reducir la incidencia y disminuir la duración de ciertos tipos de diarrea de origen infeccioso ejerciendo un papel protector sobre la flora intestinal normal lo que condiciona a su vez un mejor funcionamiento de las células que conforman las paredes intestinales. También, han demostrado mejorar algunos de los parámetros - medidas de valoración- del sistema inmunológico -defensivo- intestinal local. En concreto, las bacterias del género Lactobacillus se distinguen por su capacidad de atravesar en gran número la barrera gástrica y sobrevivir durante el tránsito intestinal, lo que permite desarrollar sus efectos beneficiosos en el intestino. Entre dichos efectos beneficiosos de los Lactobacillus destaca el mantenimiento de la flora intestinal, la modulación de la renovación celular a nivel del epitelio intestinal, la contribución a la conservación del equilibrio del sistema inmunológico.

Sin embargo, no hay pruebas de que estos resultados puedan ser extrapolables al sistema inmunológico general. Es decir, actualmente no se puede afirmar que la presencia de esta bacteria en el intestino nos pueda proteger frente a una infección sistémica como pudiera ser, por ejemplo, una gripe. Incluso se ha descubierto que esta bacteria es generada normalmente por el 98% de los organismos, pero cuando se le suministra externamente por un tiempo prolongado, el cuerpo deja de elaborarla y paulatinamente "olvida" que debe hacerlo y cómo hacerlo, sobre todo en personas menores a 14 años. En realidad, surgió como un medicamento para esas pocas personas que no lo elaboraban, pero ese universo era tan pequeño que el medicamento resultó no rentable; y para hacerlo rentable se vendió su patente a empresas alimenticias. Además, existen varios trabajos de experimentación en animales y humanos que han demostrado que el consumo de ciertos probióticos y prebióticos, como esta bacteria disminuye el nivel de colesterol en sangre, sin embargo, aunque se han sugerido posibles mecanismos, ninguno se ha verificado.

En consecuencia, el Gobierno Nacional a través de la Secretaría de Salud obligó a la Empresa Láctea "La Serenísima" a indicar en su publicidad que el producto no debe consumirse por un tiempo prolongado; y cumplieron, pero en una forma tan sutil que ningún consumidor lo percibe (por ejemplo "desafío actimel: consúmalo durante 14 días" o "haga de agosto su actimel"). Es decir que si una madre decide completar la dieta con cualquier producto alimenticio que contenga la bacteria L Casei Defensis, no percibe ningún aviso sobre su inconveniencia y no ve que puede estar haciendo un daño importante a futuro a causa de las manipulaciones publicitarias para impulsar los negocios; y tampoco se le informa a esa madre que al hijo le está suministrando un medicamento.

Es por ello, que consideramos fundamental que mediante una Ley se obligue a todas las empresas alimentarías a indicar en sus productos estos efectos colaterales para que la población sea quién decida consumir o no dicho producto, y se evite ser engañada mediante avisos publicitarios. Se trata de proteger y ejercitar uno de los principios básico del Estado que es garantizar la salud de su pueblo mediante acciones concretar e intervención directa.

Por las razones aludidas solicito de mis pares, la aprobación del presente proyecto de ley.-

 

Modificado el ( sábado, 08 de marzo de 2008 ) |
 
Siguiente >


¿Aviso inapropiado? Avise aqui si no se respeta nuestra Politica de publicidad