Inicio arrow Pseudociencias arrow Sectas y cultos arrow Argentina Works: Crónicas de un negocio perfecto
Argentina Works: Crónicas de un negocio perfecto PDF Imprimir E-Mail
escrito por Federico Resnik   
jueves, 13 de julio de 2006

El que no quiere razonar es un fanático;
el que no sabe razonar es un necio;
el que no se atreve a razonar es un esclavo.
-
William Drumond

Un fanático es alguien
que no puede cambiar de mentalidad
y no quiere cambiar de tema.
-
Winston Churchill

Argentina Works: Crónicas de un negocio perfecto

Una investigación a fondo

Este es el documento final sobre el caso Argentina Works (AW). Este trabajo fue realizado en conjunto con el programa Telenoche Investiga. Luego de más de un año y medio de investigación, con las entrevistas efectuadas, las denuncias que nos hicieron llegar a través de nuestro correo electrónico, de investigar por dentro este tipo de organizaciones, estamos en condiciones de afirmar que AW representa un peligro para la salud mental de mucha gente.

La investigación fue un proceso largo, pero con todas las ganas de llegar al final para dedicarle esta nota a todas las personas que se vieron afectadas directa o indirectamente con la manipulación sectaria de AW.

Develamos el misterio: qué hay detrás de cada curso (Intro, EIP, GAP, y Master), los talleres de sexualidad y familia, los coaches (los pagos y los no pagos), sus dueños, cómo nació, los escándalos, el EIP Adolescente, y todo los secretos de esta secta que a tantas personas perjudicó.

Nota: el presente trabajo está basado en testimonios. En el mismo encontrarán las argumentaciones críticas del proceso de captación y coerción de esta secta. Asimismo, para entender este informe, recomendamos los siguientes artículos de ASALUP:

Breve introducción a Argentina Works

AW se presenta como una empresa para el cambio, como una nueva panacea para este mundo posmoderno, dinámico y multifacético, "brindando el acceso a una nueva forma de ser que permite lidiar con tan exigentes cambios". AW nos enseñará a desarrollar habilidades tales como responsabilidad, comunicación, intención y cumplimiento; como les gusta decir a ellos: acción, reacción y compromiso.

Su discurso nos habla de crear el futuro y transformar la realidad. Los cursos están basados en la premisa de que cada uno de nosotros tiene la capacidad de desarrollar y ejecutar las herramientas para mejorar su propia calidad de vida. El curso se basa en 3 niveles y un master, y a cada persona que termina el curso se lo llama "graduado".

El cambio nos llegará en los cuatro cursos, o tallares vivenciales, que serán los siguientes, en orden de nivel ascendente:

  • Intro
  • EIP (Experiencia Inter-Personal)
  • GAP
  • Master

Cada uno tiene distintos tipos de dificultad, horarios y precios; y dentro de cada nivel hay normas de oro a cumplir que hay que respetar a rajatabla.


Haciendo historia: ayer y hoy de Argentina Works

Cuenta la historia que allá por el ‘95, un tal Gabriel Nossovitch fue a hacer un curso a Lifespring en los Estados Unidos. El negocio era tan bueno que se le ocurrió instalar un centro de coaching, similar a los que ya estaban funcionando en la Argentina: Insight y la famosa Escuela de Vida de la doctora Espinal1.

La idea fue muy buena y armaron en 1996 una sociedad comercial y accionaria. Contaban entre los accionistas, además de Nossovitch, a los norteamericanos Joanne Brady y John Douglas Perasso (Doug). Todos estos ya tenían experiencia con el coaching. A través de Brady pudimos descubrir que ella ya había sido colaboradora de Escuela de Vida, y tanto ella como Doug y Jeff Cosby (su "entrenador estrella") habían dictado cursos para Lifespring.

Se establecieron en un pequeño departamento del microcentro, contrataron un traductor de inglés (Enrique Parentini, o "Kike" el seminarista) para que los alumnos argentinos pudieran entender las enseñanzas del País del Norte, y constituyeron una sociedad anónima a la que llamaron Aworks. Los primeros meses fueron duros (no tenían plata ni para fotocopias), pero fueron realizando cursos en salones de hoteles, y comenzaron a salir adelante. La publicidad de boca en boca los hizo crecer, y pronto Nossovitch partió para expandir el negocio en el exterior. Más adelante rompió la sociedad con Doug, quien permaneció a cargo del negocio en la Argentina con gran éxito, con una nueva razón social: LATC S.A. (Latin American Training Center). La categoría telefónica pasó de línea comercial a PyME. Debido a los constantes aumentos de impuestos, Doug especuló con iniciar una fundación, cosa que no fue posible por razones legales. Sin embargo, el éxito económico continuó. Por supuesto, como toda empresa que factura, y mucho, AW tiene un staff al que se lo conoce (los entrenadores o coaches) y otro al que no se lo ve; un cuerpo administrativo y gerencial que en plena fiesta menemista ganaba entre US$1.500 y US$3.000 (mucho más para las altas esferas). Hoy por hoy Doug está completamente retirado a un nivel administrativo (ya no dicta cursos) y hasta vendió sus acciones a Carlos Stajcer, su nuevo socio y testaferro, [habíamos afirmado que también al abogado Leonardo Assandri, pero él lo desconoce y si bien poseemos documentación que apunta a ello, no nos consta fehacientemente, motivo por el cual retiramos tal afirmación.]. Sin embargo, Doug es el presidente en la práctica, y Pablo Chioccarelli es el director general.

Por falta de espacio (y por las quejas de los hoteles que les alquilaban salones y no soportaban los gritos hasta las 2:00 AM), se mudaron de su pequeña sede administrativa de 25 de Mayo 611 1º, oficina 3, a un lugar muchísimo más grande2, Bernardo de Irigoyen 972, entre Estados Unidos y Carlos Calvo. Este lugar cuenta con dos salones. Uno inmenso, casi de estilo fabril. El otro se asemeja más a un salón de fiestas, que de hecho lo es, pues ahí se reciben los graduados de Intro, EIP y GAP, mientras un DJ3, que es del staff, los va llevando de la música emotiva hacia la música que suena en todas las discos.

En todas las actividades que se realizan ahí adentro, desde los talleres hasta los guardarropas, todos los colaboradores (desde las azafatas que te guían en tu primer día del Intro hasta los que se encargan de "estafear"4) son ex-cursantes y trabajan para AW por amor al arte. Solo los coaches y los administrativos (los únicos que "tocan" la plata) cobran un sueldo.

 


El reverendo coaching de tu hermana

Como sabemos, en Argentina Works se aplica el coaching alienante o coercitivo5, que no es otra cosa que el lavado de cerebro sin champú. Es tan extremo y directo que a través de los 5 días del Intro, los 5 días del EIP y los 3 meses del GAP, producen efectos en la base de la personalidad; es decir, manipulan nuestra realidad en condiciones que prácticamente resultan ser alienantes y sumamente estresantes. A los "coacheados" se les altera progresivamente la base del ser.

La reforma del pensamiento o cambio conductual se da en forma de juegos, mensajes, factores y situaciones6 que poco a poco van a ir lastimando nuestra personalidad en un punto tal en que los entrenadores (coaches) van a ir entrando en nuestra personalidad, y podrán dictarnos sus propios objetivos.

Cuando las personas llegan a AW, se les advierte que estén preparados para transformarse en nuevas personas: transformarse uno mismo para transformar la realidad, negar el concepto de verdad para adquirir el concepto de poder, el cual comienza en poder sobre uno mismo, pero termina siendo poder sobre los demás individuos a los que se coachea.

De las miles de personas que hicieron el curso y se entregaron a tal tipo de manipulación, relativamente pocos son críticos hacia AW. Los motivos son muchos, como haber encontrado un grupo de contención, amistades y pareja, asimilación y aprendizaje amortiguado por distintos factores, posible solución de problemas sociales y laborales (que los habían llevado a AW en un principio), o simplemente fueron enajenados de tal manera que hasta el día de hoy no sepan por qué fueron ahí. O lo que es peor, aún no saben qué problema solucionaron, pero esto no nos interesa. Estuvieron o están contenidos en un ambiente forzado y simulado, pagaron, y son felices por pertenecer.

Pero, ¿qué pasa con las otras miles de personas que se sintieron afectadas por AW? Los que fueron humillados hasta el hartazgo, los que tuvieron descompensaciones psíquicas o crisis emocionales severas, o los familiares, novios, novias y amigos que observan cómo esa persona querida va perdiendo el carisma que tenía antes de empezar el curso. Nada. Ellos están "afuera".

Los que se someten al coaching de coerción y las técnicas de desestructuración de la personalidad sufren un vacío, el cual el coach podrá llenar con sus interpretaciones. El coaching tomado en extremo como se aplica en AW, puede ser nefasto y llevar al suicidio (como ocurrió en los Estados Unidos) y como se cree que posiblemente haya ocurrido en nuestro país. Esto es alienante aún cuando pueda traer beneficios a su esclavizado practicante, por eso cuando en AW se refieren al "proceso de aprendizaje vivencial", es nada más y nada menos que lo que llamamos lavado de cerebro.


Un día con Jeff

Jeff, un norteamericano cincuentón, es como una caricatura grotesca de Bill Clinton. Junto con la simpática Guada, su traductora, y su "pichón de coach" Fernando Martín7, imparten las órdenes del Intro, el primer escalafón del graduado de AW. El Intro fue creado y patentado por Jeff, y, según dicen, fue diseñado al modelo del "yo argentino".

El Intro es la primera experiencia de los novatos con AW. La mayoría de los que empiezan este primer curso sólo escucharon acerca de AW por parte de un graduado de GAP que les habrá insistido hasta el hartazgo para que hicieran el curso como fuere. En muchos casos hasta les habrán ofrecido el dinero para pagarlo.

Cuando uno se anota por primera vez en el Intro y toma contacto con AW, se inunda con una serie de impresiones que por lo general llevan al escepticismo: "este lugar parece un centro evangelista"8, "me quedo en la primera charla y me voy", "es demasiado caro y no lo voy a poder pagar", etc., etc. Y no es para menos; la ficha que tenemos que llenar, las advertencias sobre absoluta reserva acerca del curso, las alusiones a todas las formas de pago, y los personajes que irán apareciendo, hacen dudar a más de uno.

Los personajes pertenecen al staff. Casi todos son graduados del tercer nivel (GAP), y todos trabajan en forma gratuita. Controlan desde el guardarropa hasta si uno sale del salón para ir al baño. Ellos son los que te ubican en las sillas donde se va a dar la primera charla presentación, además están ahí para solucionar todo tipo de duda o miedo escénico del momento.

En los días previos al pago de $650 (con un depósito mínimo de $100 que tiene que ser abonado 10 días antes de que comience el curso para reservar el lugar), ya habríamos de leer la información que AW nos da, y habremos charlado con nuestro futuro capitán de grupo. Los materiales que nos dan son: El curso introductorio: preguntas y respuestas; Datos y recomendaciones durante el curso (hay que devolverlo firmado), Días y horarios, fichas de inscripción y Reglas de participación.

Los horarios del Intro son:

Miércoles de 19:30 a 1:00
Jueves de 19:30 a 1:00
Viernes de 19:30 a 1:00
Sábado de 11:00 a 23:00
Domingo de 10:00 a 19:00

Mientras nos vamos amoldando a los 5 días que vamos a vivir con AW, las personas del staff nos recuerdan los reglas severas que hacen que nuestra estadía no resulte demasiado placentera:

  • Mantener la confidencialidad
  • No divulgar procesos
  • No grabar ni tomar notas
  • No compartir las experiencias con gente que no hizo el seminario
  • No hablar con los vecinos de silla
  • No fumar, comer ni beber dentro del salón
  • No salir del salón por ningún motivo
  • Llegar puntualmente al curso

Todas las reglas de los seminarios de AW están diseñadas para generar emociones en las personas, y el curso Intro no es la excepción. Todas generan conflicto y todas se interrelacionan. Nada del producto final está librado al azar, pero recordamos que el producto final es la ganancia económica de AW y no siempre de su potencial cliente.

Y llegó el día. Después de entregar la planilla de inscripción con las 3 metas principales, nos adentramos al salón principal con alrededor de 150-200 personas. Nos encontramos con un cartel tipo pasacalles que nos dice "qué pretendo no saber", que a lo largo de los 5 días aparecerá más grande. Hay que sentarse antes de que termine la música de 2001 Odisea del Espacio, pues quien no lo hace será humillado por Jeff, un gran manipulador, de mirada severa y capaz de lastimarte con su lengua aunque no se le entienda (sólo nos habla en inglés, su lengua de origen). A Jeff no le gusta la impuntualidad, y busca la complicidad del auditorio para que uno se sienta culpable cualquiera sea el motivo del retraso, porque llegar tarde es faltarle el respeto al grupo.

Además de Jeff, que a lo largo de los 5 días será más que una voz en off, aparecerán los capitanes de grupo, que son ex gaperos9 que se "esmeraron" y dieron todo de sí para que AW los premiara permitiéndoles trabajar con ellos (aunque gratis): ahora ya están listos para entrenar a los demás.

El primer ejercicio que hacemos con Jeff es una especie de feedback llamado "confío / no confío en vos". El ejercicio consiste en dar vueltas en el salón y cuando Jeff dice "¡alto!", tenés que mirar a la persona que queda frente a vos y decirle: "yo confío en vos", o "yo no confío en vos", según lo que te inspira esa persona. En ese momento los graduados se paran en el medio del salón y arman los grupos de entre 6 y 7 personas, incluyendo el graduado. Ahí cada uno se presenta y dice cuáles son los objetivos personales que se propuso cuando entró en el curso. En teoría esto se comparte sólo con su grupo.

Sin embargo no es así, ya que cada persona que entra en los cursos es estudiada minuciosamente, y cada cosa que decimos y pensamos es divulgado a los coaches, para que sepan a lo largo del curso cómo pincharnos y obtener información sobre nuestra vida. La información que a medida del curso van a ir obteniendo es seleccionada para ir tomando nota de los posibles cuadros que le van a servir a AW, y no para verificar la salud mental de los participantes. Luego aparecen los ejercicios:

  • Nos sentamos frente a frente con otra persona (del grupo o no), y uno de los dos tiene que decir algo que quiere hacer y por alguna razón no lo hace, y el otro debe preguntarle varias veces ¿y qué es lo peor que te puede pasar si no lo hacés? Uno responde, el otro contesta hasta que al final te dice ¿qué es más importante para vos? ¿hacer eso que tenés ganas o enfrentar lo peor que te puede pasar?
  • Otro ejercicio en pareja es que uno se sienta en una silla y el otro tiene que mirarlo primero desde arriba, de pie, después sentado frente a frente, y después sentado en el piso, mientras Jeff en off te va diciendo, ¿cómo te sentís?, hacé de cuenta que esa persona es tu madre, tu padre... tratate como te trataba... ¿te abrazaba?¿era distante?
  • Otro de los ejercicios clásicos de AW es el "qué querés". A cada uno se le asigna una pareja. El que está sentado dice lo que quiere en la vida, y el otro tiene que gritarle fuerte al oído sin parar: "¿QUÉ QUERÉS, QUÉ QUERÉS?". Entonces el otro va respondiendo, y cada vez siente mas presión. Uno siente que tiene que decir algo distinto y más importante.
  • Tenemos un ejercicio de confrontación llamado "Víctima vs. Responsabilidad", que se trabaja con un compañero, haciendo uno el papel de víctima y el otro de responsabilidad.
  • Otro ejercicio es de a cuatro; uno dice lo que quiere hacer y elige tres miedos que lo traban para hacerlo, así los otros tres compañeros representaran sus miedos. Por ejemplo, un padre severo, el miedo al fracaso, y el miedo al ridículo. Entonces uno tiene que decir lo que se propone, y cada uno de los miedos tiene que gritarle que no va a poder, y uno tiene que enfrentar a cada miedo hasta que "lo supera".
  • En otro, con una sugestiva música de fondo y el lugar en penumbra, Jeff en off nos lleva hacia un campo, en el que estamos solos. Experimentás esa sensación de libertad y vas contando como te sentís, y aparece tu mamá, tu papá, etc.
  • Tenemos uno en el cual tenés que elegir a la persona que más te agradó estando ahí adentro y a la que más te desagrada, y decirles de frente todo lo que pensás. Es muy llamativo que la persona que más veces se enfrentó con Jeff es la persona más desagradable del todo el curso en votación casi unánime. La manipulación es tal que el temor que causa Jeff está haciendo efecto en los concursantes.

Al final de cada ejercicio, el que quiere cuenta su experiencia y la comparte con todos. Darse a conocer es muy bien visto bajo los ojos de los jefes.

  • Uno de los ejercicios que también es relatado en el libro La Argentina Embrujada es el del basural: una terrible regresión hipnótica donde nos sumergimos en un basural apestoso y maloliente que no es otra cosa que nuestros recuerdos. Salvaje por donde se lo mire, Jeff es un experto en crear esa situación y llevarte a lo más desagradable de tu ser.
  • En otro ejercicio en pareja, se sientan uno frente al otro y el otro es tu mamá, y vos tenés que decirle todo lo que sentís por ella, todo los reproches y todo lo bueno; y después a tu papá.
  • Uno de los ejercicios del último día: música de fondo, todos echados en el piso y los ojos cerrados, Jeff en off te va diciendo que vayas construyendo tu casa en un lugar que elijas, y que estés atento a cada detalle que le quieras poner.
  • Después estás en un barco y Jeff está al timón, y te dice que de repente él se va y vos tenés que tomar el timón de tu vida, y que vos vas a pasar a ser el comandante.
  • Llegando al final tenemos el sorprendente juego del Rojo-Negro (ver detalles en el Apéndice); acá se pondrán a prueba las capacidades de cooperación de los grupos. Este juego generará discordia ya que nadie entiende cómo se juega y la clave de los coaches es hacerlos perder a todos.
  • Si de juegos tontos se trata, uno difícil de digerir es la "Caminata de intención", en el cual todas las sillas del salón forman una especie de pasarela y los participantes deberán pasar por ahí caminando de una forma distinta y sin repetir lo que hacen los demás. Si acaso alguien osara repetir, los coaches le espetarán una serie de abucheos e insultos.
  • Se realiza un trabajo de "ensoñación" llamado "El taller" donde tenés que escribir una carta diciendo "mi sentimiento a mi taller es..." y luego te dicen que el taller es tu vida.

Durante todos los ejercicios se hace hincapié en "expresarse desde adentro", desde las entrañas y no desde la cabeza. Cualquier tipo de intelectualización está mal, no corresponde. Y Jeff se encarga de hacérnoslo saber con gritos e insultos. Simplemente, lo que Jeff pretende es que la persona que está hablando o haciendo una confesión termine contando su peor experiencia y explote en llanto. Jeff invierte mucho tiempo del curso en estas confesiones o "compartidas" y solo se siente satisfecho cuando el escenario se convierte en una imitación del programa de Moria Casán. A la vez, menosprecia cualquier tipo de experiencia pasada que podamos tener. Jeff las llama "creencias" y debemos abandonarlas para avanzar y destrabar nuestras vidas. Por supuesto, se llega al extremo en que la gente considera que nada de lo que aprendió en su vida sirve, y que debe empezar de nuevo con lo que Jeff enseña, con una vida "vivencial" y "expresada desde adentro". Con este mecanismo, rápidamente logran que cientos de personas desarmen su personalidad. "Si todo lo que aprendí en mi vida es malo, entonces tengo que hacer borrón y cuenta nueva", piensa la mayoría.

Uno de los últimos ejercicios es la ronda de abrazos. Todos de pie, uno frente al otro en rueda a lo largo del salón, la consigna es mirar a la persona de enfrente, y Jeff dice look, choose, vote, do it. Allí uno tiene que marcar con los dedos de la mano su votación, por ejemplo, cuatro dedos es darse un abrazo, tres es tocarse el hombro o darse la mano, dos es solo mirarse y uno es ignorarse. Cuando Jeff dice look, mirás a la persona que tenés enfrente; choose, elegís que querés hacer; vote, le mostrás tu voto al que tenés enfrente, con los dedos de la mano, y con do it hacés lo que votaste. Si tu voto y el de la persona que tenés enfrente no coinciden, terminan haciendo el menor de los dos. Por supuesto, todos terminan abrazándote y a medida que vas rotando terminás abrazando a casi treinta personas en un par de horas.

Al cabo de todo esto, todas tus emociones están a flor de piel, estás hipersensible. Y esto se potencia cuando aparecen en escena los graduados de GAP en lo que se llama vuelta olímpica. La emoción está al rojo vivo, y sobre todo cuando aparece la persona que te enroló, pero esto no termina ahí. Para el último día te dicen que podés invitar a quien quieras para que te vaya a recibir en tu graduación del Intro. Sobre el final, después de todos los golpes bajos, aparecen tus familiares. Entran y se ubican frente a vos, que estás con los ojos cerrados, mientras el salón está oscuro y suena de fondo "Sueña" de Luis Miguel. Jeff anuncia que se pueden abrir los ojos y estalla la emoción, todos llorando, en un salón colmado, mientras las luces continúan bajas y las letras de la canción te hacen lagrimear a más no poder. Todos se abrazan con todos, nadie recuerda los gritos de Jeff, nadie recuerda que fue guiado hasta lo peor de su ser. Después de haberla pasado tan mal, el sentimiento de euforia es tanto, que nos parece el día más feliz de la vida. El Intro llegó a su fin.


EIP, o cuidado con el seminarista

Una vez que te "graduaste" del Intro, recibirás presión extra para enrolarte en el EIP, podríamos decir, el encaje clave con tu relación con la empresa. La presión consiste en una entrevista con más graduados del GAP que (trabajando gratis y sin comisión alguna) te comentarán las bondades del 2º nivel y te alimentarán el sentimiento de culpa si no te enrolás. Pero la cosa no termina ahí; tus propios compañeros graduados van a ir a buscarte para seguir creciendo juntos en EIP, no dudarán en decirte que sos un fracaso si no lo hacés, o que tenes miedo de enfrentar tu vida así como el curso.

Y tal vez tengan razón, porque Jeff va a ser un lindo recuerdo cuando conozcas a Kike, el ex seminarista.

Kike se va encargar de que esa semana tu vida sea un parto y que puedas atravesar "lo que estaba entre vos y tu relación con los demás". Kike tiene la habilidad de saber cómo sos, con solo mirarte, que es algo así como la lectura en frío de los parapsicólogos. A Kike nadie se le puede resistir. Sus dotes histriónicas, el excelente manejo de la lectura en frío y sus días en un seminario católico: armas poderosas para todos los concursantes, quienes se arrodillarán quebrados a sus pies. Sin embargo hay algo que se rumorea entre todos los nuevos EIP: Kike no es tan duro como parece, tiene su costado sensible10, muy sensible.

Para empezar EIP deberemos pagar, por culpa de la devaluación, $1.050, tener una nueva entrevista con gente del staff para saber si estamos aptos o no para soportar el segundo nivel, y estar jugado al todo por el todo. EIP es el corazón de la maquinaria AW y de tu vida, por eso las reglas de participación se ajustan como un cinturón de castidad.

Los ejercicios de EIP llevarán a los concursantes a grados de estrés y de enajenación tales que muchos no estarán capacitados para seguir con el curso, y abandonarán al principio.

Al comenzar el curso escuchamos y vemos por todos lados el mensaje "esto no es el Intro", y nos aparejarán con un buddy ("compañero" o "amiguito", en inglés). Nos advierten que a nuestro buddy no debemos dejarlo ni a sol ni sombra ("cuidá a tu buddy" nos dicen), y que debemos sostenernos afectivamente para llegar al domingo, porque "si tu buddy se va, vos también te vas", y "si tu buddy llega tarde, vos también llegaste tarde". Constantemente nos dicen esto.

Después de 30 minutos de espera donde no pasa absolutamente nada, la primera aparición de Kike será muy escénica, inspirará temor, gritará y repetirá nuevamente "¡esto no es el Intro!", y "¿qué hiciste en la primera media hora de tu EIP?". Amenazará con expulsar en ese mismo momento a quien no preste atención o al que él le parezca11. También veremos cómo Kike se las ingenia para ir a comer gratis12, pues con frecuencia jugará a cobrarle $5 a quien le conteste "no sé" en cualquier circunstancia del curso. Por supuesto, todos tienen pánico de negarse a pagar si dicen la respuesta equivocada.

En EIP nos encontramos nuevamente con ejercicios del primer nivel pero con leves cambios. Son más intensos y violentos. Por ejemplo el "qué querés" será la base para lo que en el EIP se llama "contrato", donde afirmaremos nuestro ser-hacer-tener. El "contrato" es una declaración con este formato "yo soy un hombre honesto, comprometido, amoroso y valiente" donde cada alumno afirma la persona en la que quiere convertirse o, mejor dicho, la persona en la que Kike quiere que nos convirtamos, porque es él el que personalmente aprueba nuestro contrato después de pasar media hora sufriendo a nuestros compañeros que nos gritan "quéquerésquéquerés".

Otro es el "dador-tomador", en el cual estás sentado en ronda y una persona va pasando de a una por vez, mirándote a los ojos y diciéndote "dador" o "tomador". Cuando termina el juego se determina si uno es "dador" o "tomador" según lo que le han dicho más veces. Lamentablemente para los tomadores, a ellos les espera un reto tal por parte de los coaches que hasta los dadores sentirán pena por ellos.

"Mi secreto" es un ejercicio de liberación, se apagan las luces y cerrás los ojos; el grupo está en ronda, y el coach te toca para que grites tu secreto. En los secretos salen a relucir oscuros recuerdos de tu vida.

En el EIP nuevamente aparecen los ejercicios con los padres. En "por qué, por qué" te ponés con un compañero, hacés el rol de tus padres y les hacés preguntas.

Luego sufriremos una puesta a prueba donde Kike nos abandona. El grupo queda en una letanía y baja la guardia, hasta que en un abrir y cerrar de ojos aparece nuestro amigo y nos propina una serie de insultos, como: "no hacen nada si yo no estoy, ¿son tan inservibles que no los puedo dejar un minuto?". Kike a menudo suspende el curso por horas y suele amenazar con no seguir hasta tanto no se eche a ciertos alumnos que "son resistentes".

Otra vez un ejercicio involucra un barco, esta vez es el "Titanic" (ver detalles en el Apéndice), donde los coaches y sus habilidades te harán recordar este juego para siempre.

Otro ejercicio interesante devenido en una escena cómica o sketch es el "estiramiento" o "nabo". Kike clasifica a cada persona en uno de varios grupos preestablecidos de acuerdo a la personalidad que él observa en nosotros: babosa, Barbie, Superman, perra conchuda, monja, yogur, granadero, boluda total, etc. Cada grupo deberá personificar el arquetipo correspondiente, incluso disfrazándose y aprendiendo canciones determinadas. Estos personajes, todos considerados "nabos", deberán morir y renacer en otros personajes delineados por los coaches, por ejemplo: las monjas renacerán en strippers, las perras conchudas en mariposas, las babosas en pumas, y los duros granaderos en suaves bailarinas con tutú. Aunque parezca gracioso, no lo es completamente. Los grupos tienen solo tres horas para conseguir los disfraces, el CD con la música determinada por Kike, aprenderse la canción de memoria y volver al salón: todo esto un sábado al mediodía. Los grupos que no se acuerdan la canción o no estén lo suficientemente "producidos" serán "invitados" a abandonar el curso.

Algo terriblemente impactante es el ejercicio del "feedback negativo", donde los participantes se exponen no menos de 40 minutos a una audición de insultos y gritos de los compañeros y los coaches. Lo gracioso es que luego de eso hay que agradecer a los compañeros, diciendo "gracias por quererme lo suficiente y ser honestos conmigo". Prácticamente desde el miércoles al sábado será una montaña rusa muy difícil de soportar emocionalmente, donde recién el domingo la presión disminuirá, cuando te anuncien que ya sos "tu contrato". Los que llegan quedarán totalmente hipersensibles. La graduación es similar a la del Intro. El domingo a la tarde te van a buscar amigos y familiares, y en el mismo estilo a la graduación anterior, el salón se encuentra oscuro y se oye "No importa la distancia" de la película de Disney, Hércules. Tus familiares te rodean y Kike te dice "abrí los ojos y abrazalos". Todos lloran muy emocionados. Parafraseando a Kike, "esto no es el Intro". Ya lo creo que no: todos hicieron clic, y sienten que AW es parte de su vida. Una droga psicoactiva ha sido instalada en cada uno de ellos.


El Santo Grial y la última cruzada (toda una aventura de Indiana Jones)

GAP es la última cruzada real de la enajenación de AW. GAP serán los pies en lo que será tu nueva vida, pero antes de salir a caminar por el mundo, habrá que pasar por la "olla a presión". En lo que dure GAP deberás poner en funcionamiento todo lo aprendido durante el Intro y el EIP, más la última frutilla del postre, que GAP te enseñará, ya que GAP es "más importante que vos mismo".

Cuando llegás al GAP, lo primero que hay que hacer es entregar la carta de presentación, donde aclaramos qué firmamos en nuestro contrato, qué fuimos en nuestro nabo/estiramiento, cuál es nuestro propósito de hacer GAP, y por sobre todas las cosas nuestras 5 metas, en estas categorías:

  • Enrolamiento
  • Comunidad
  • Personal
  • Familiar
  • Laboral

Como en todo curso de AW, hay reglas de participación, y son las siguientes:

  1. Confidencialidad 100%. Estar dispuesto a parar a cualquier graduado cuando no se cumple esta regla.
  2. Puntualidad en todos los eventos, fines de semana, reuniones oficiales o de small groups.
  3. Participación obligatoria todos los fines de semana.
  4. No consumir alcohol, drogas, ni ninguna sustancia que altere el normal estado mental durante GAP.
  5. No tener relaciones románticas con gente de tu GAP en 30 días.
  6. Respetar el espacio físico (sala o salón) del entrenamiento, este debe mantenerse impecable.
  7. Fumar únicamente en el hall y arrojar las colillas al basurero.
  8. Si tenés algún problema con algún integrante de tu GAP, debés resolverlo directamente con él. El contexto se colapsa si no lo hacés.

Por si quedaban dudas, la única meta que AW supervisa es la de enrolamiento, ninguna de las demás es supervisada para seguir la evolución del cliente-paciente. Es en esta meta donde las personas que fueron sometidas al proceso de coerción demostrarán cuán afectadas están. Deben enrolar a seis personas para que hagan el Intro y tres para el EIP. Los gaperos harán lo imposible para enrolar personas; no dudarán en incorporar a sus amigos, familiares y parejas, sosteniendo que lo hacen por el bien de ellos y de la humanidad. Pero lo que no saben es que el beneficio es para Brady y sus socios que, según se cuenta, se llevan la plata a Nueva York, haciendo la "gran Amira"13.

En GAP no tenemos un líder definido, aunque el director y figura principal es Eduardo Ruiz. Aparecerán los Senior GAP (ex-alumnos que trabajan ad honorem); ellos armarán nuestro grupo, y quedaremos a sus órdenes.

La duración de GAP es de 3 meses, pero se asiste en 3 fines de semana, uno por mes. Parece tentador, cómodo y barato, pero en realidad son 3 meses de paranoia completa: todo el grupo se vigilará entre sí, se llamarán por teléfono a cada rato y surgirán reuniones imprevistas en cualquier momento. Hay que llegar a un objetivo como grupo, y eso implica tener los nombres, apellidos y números de cada uno para llamar y ser llamado.

Algunos de los entrenamientos se hacen en la vía pública, como el del primer fin de semana, previa reunión el viernes: tendremos que pasar por la temible "Noche del grial" (ver detalles en el Apéndice), que no es otra cosa que enfrentarse a nuestro peor miedo. En el segundo, empezando por el viernes a la mañana, tenemos el "6 AM", que consiste en presentarse en plaza San Martín a esa hora, llueva o truene, con la plata y la primera ficha de nuestros primeros dos enrolados prometidos en la carta de GAP (te dan cuatro días para conseguir dos personas que paguen $650 por un curso). Si alguien a esa altura no enroló, se le dice "vos no festejes, que tu GAP no empezó", y se lo invita a "bajarse de GAP", es decir, a abandonar el curso.

Sobre el final del segundo fin de semana surgen los "Cardenales y Papas", que son los participantes que más se han destacado y están dando todo de sí, o tienen algo más que buen espíritu14. Básicamente, se trata de los que más enrolados tienen a la mitad del GAP. Estos son futuros cuadros que la empresa seleccionará para ser parte del futuro staff.

Dentro de los juegos, durante el segundo fin de semana, tenemos "El salto de confianza", en que nos dejamos caer de espaladas con los ojos cerrados, y nuestro grupo nos sostiene.

A esta altura del curso, sentimos una presión que se torna inaguantable, tanto para nosotros como para los Senior GAP: si acaso uno de nosotros no pudiera enrolar persona alguna, este será echado casi llegando al segundo fin de semana, y eso es puro shock, ya que la dependencia que uno arma con su grupo es muy fuerte y todos sienten pánico y lástima por los compañeros que caen en esa suerte (aunque tienen prohibido llamar al que abandona después del segundo fin de semana).

Una de las claves de GAP es el tercer fin de semana, el cual tiene lugar en una quinta. Todos los gaperos mueren por ir; los del staff lo saben, y juegan hasta último momento especulando sobre quiénes subirán al micro, y quiénes no. En general les hacen sudar con esta indefinición hasta el mismo momento de partir.

Durante el viaje hacia la quinta, llamada "Los dos hermanos", en Zárate, todos experimentan un deja vu con su viaje de egresados. Todos van cantando, distraídos, alegres, y con ganas de revelar el misterio que les espera. Las cortinas del micro van cerradas y la ubicación de la quinta permanece secreta para todos.

Cuando llegan, el viernes a la noche, continúan los ejercicios de feedback con el grupo, que se dan en una especie de casco de la estancia llamado "El Templo". En esta primera noche en el campo tenés que describir tu vida, desde tu infancia hasta el presente, pero con expresión corporal, con un jurado (staff y Senior GAP), y tus compañeros. Para amedrentarte te gritan "¡Conectate!", o "Manden un remis que éste se vuelve". La posibilidad de que seas expulsado es latente, tanto porque no estas 100% comprometido con vos mismo, o porque tus enrolados todavía no pagaron.

Muchos descubren que el secreto no es llegar a la quinta, sino aguantar y volver.

Dentro del "Templo" continuamos con el feedback, siempre de corte positivo y relacionado con tus compañeros. En este caso uno pasa al centro, mientras el grupo forma un círculo a su alrededor y lo levanta, en un ejercicio llamado "La cuna": el que está en el centro adopta la figura de un Cristo crucificado, y es alzado en ancas por el grupo, mientras los Senior GAP ponen una canción dedicada a cada uno de los participantes.

Hasta que pasa cada persona del grupo, el primer día terminará promediando entre las 2:00 y las 3:00 de la mañana. No es casual: al otro día, al mejor estilo Campo de Mayo, tenés que levantarte a las 7:00. El mal sueño y la mala alimentación harán que los que terminen GAP carezcan de sentido común a expensas de manipuladores sin límite o sin experiencia como los Senior GAP.

Durante el sábado habrá una especie de estiramiento entre el que más enroló y el que menos. Ya en domingo, último día de GAP en la quinta, tenés que hacer unas cartas para tus compañeros; además te dan cartas de ex gaperos deseándote buena suerte. Muchos no pueden contener la emoción, pero las emociones de ese domingo no quedan ahí. Al rato hay que ir al campo libre y escribir lo que uno ve, y expresarlo casi en forma poética. Podría ser más o menos así: "Esa flor tan linda, llena de vida, con colores tan intensos..." Una vez que volvés y hablas con tu líder, te enterás que no estabas opinando sobre la flor, sino de vos. Entonces queda lo que escribís así: "Yo, tan lindo, lleno de vida, soy tan intenso..." Y claro, las cabecitas ya están tan manipuladas, que este ejercicio tan cursi provoca una catarata de lágrimas en la mayoría.

Al regresar a la sede te espera la "compartida": te esperan todos tu familiares, pero vos ya estás en otra; realmente los que llegan de GAP son otras persona. Hay un punto de conexión con el grupo y con AW que en ese momento es tan sagrado como tu pareja o tu hijo. Cuando los nuevos gaperos bajan del micro, sólo les falta tener el código de barras en la frente, por que llegan convertidos en un producto. Por eso quizá bajen con un gorro o una remera con la frase en común de ese GAP, o algo que los identifique a todos.

Cuando estás en el medio de esa "compartida", en AW hay una graduación de Intro. Pero los nuevos gaperos se quedan en un salón aparte, los saluda el director general (Chioccarelli), y de fondo suena "Párate en tus pies" de Gloria Estefan. Todos bailan un pasito ritual aprendido en las reuniones, y aparecen gaperos viejos que te saludan. Como perla, aparecen los Masters, algunos disfrazados, tratando de venderte (cuándo no) que sería muy bueno que hicieras un cuarto nivel. Chioccarelli brinda por el grupo, les hace cerrar los ojos, suena música sugestiva y alguien les da una tarjeta en la mano. Cuando les hace abrir los ojos, te encontrás con que la tarjeta no es otra cosa que la primera ficha que vos llenaste para ingresar al Intro con las primeras tres metas a cumplir. Todos lloran, AW les acaba de dar su último golpe de emoción.

Luego les dicen que pasen a saludar a los del Intro, que se están graduando, con la advertencia de no tocarlos, y sólo mirarlos. Una mezcla sincrética entre la Iglesia Universal y una idea de Andy Kaufman se funde en una foto surrealista. Es increíble cómo los del Intro son convencidos que los gaperos que están entrando son dioses; muchos lloran, y hay gritos y euforia. Al rato entran familiares y amigos, y se repite la ceremonia con la canción "Sueña", ojos cerrados y salón a oscuras. Esta vez la emoción es doble, porque ahí los gaperos van a encontrar a las personas que enrolaron. Los del staff dicen: "gracias a GAP, ustedes (graduados del Intro) pueden hacer esto". Vos y tus enrolados se funden en un abrazo fraterno que hace emocionar a más de uno. La vuelta olímpica se llena de gritos, euforia y mucha emoción.


El cuento del tío a mi tío

En Intro y EIP existe, unos días después de cada domingo de graduación, un sistema de marketing llamado de "posgraduación", el cual consiste en hacer ir al miércoles siguiente a los familiares y amigos a participar de los ejercicios que uno vivió. Es "compartir lo bien que te hizo", previo pago de $10 o $15. Claro está que los ejercicios en que cada coach hará participar a nuestros familiares no se parecen en nada al desgaste que a cada uno le tocó vivir. Son una versión edulcorada. Todos los coaches principales estarán con la "sonrisa Odol" para responder sobre cualquier duda que nuestra gente tenga.

En Intro se llama "Noche de posgraduación". En EIP se llama la noche de "Matrix".


Master of the Universe

El Master es la cuarta parte de la novela. No todos los que hicieron GAP entrarán, pero los que sí, no hay ninguna duda de que todas las noches sueñan con AW y que su vida ahora es parte de la empresa.

El Master es puro marketing. Es el último eslabón para que los graduados de GAP que estén más afectados por la adicción a la empresa sigan participando. El Master es el más barato de todos los cursos.

Apelando a la lógica, los nuevos Masters van a ser parte de la familia, al menos por un tiempo.

En el Master nos volvemos a encontrar con el filoso amigo norteamericano Jeff. Claro que esta vez el arte de Jeff en coachear será mucho más suave, y pondrá todos sus conocimientos de viajes por el mundo, sobre todo conceptos orientales, y nos enseñará a llevar una vida mejor con uno mismo, si es necesario aplicando la New Age. Nos hablará de los chakras, los 7 puntos de energía del cuerpo, y otros tantos consejos holísticos.

El Master hace hincapié en "viví tu vivencia, viví de acuerdo a tus principios, sé responsable de todo y tené lo que tenés". El curso dura 4 días y al terminar el curso recibiremos un bonito diploma que es nada más y nada menos que una hoja en blanco.

A los que sigan enganchados se les ofrecerá participar en los talleres de sexualidad (visitas al sex shop, y exploración individual del cuerpo, entre otras cositas), familia y, próximamente, abundancia, dictados por Brady


Bolsa de gatos

AW es una bolsa de gatos, un cambalache total. Como ellos mismos afirman abiertamente, "esto se está convirtiendo en un puterío". Tanto en el mundo de los jefes, como en el staff y en los graduados de los distintos cursos. Los barrios elitistas porteños mandan, así como los abogados, empresarios, políticos sin mucho nombre y todo el mundillo de gente VIP, según nos confirma una fuente.

Los mejores elementos van siendo seleccionados para integrar el staff, aunque algunos pasan sólo un tiempo y van siendo descartados, ya sea por que se van, o por que siempre hay otros mejores. Por las oficinas de AW también pasaron actores, actrices y modelos y personajes varios de la farándula15. Las relaciones entre los participantes supuestamente están prohibidas, lo mismo para los del staff, y ni hablar entre gente del staff y los participantes; por eso mismo y para festejar el sabor de lo prohibido, las parejas se arman y se desarman como nada. El romance está a la orden del día, y no respeta sexos ni tabúes.

Pero si de escándalos se trata, hay uno muy recordado entre la familia de AW. Es el escándalo entre Garbino y Perasso, el primero de los cuales pegó el portazo creyendo que podía abrirse para instalar su propio negocio con Uruguay Works.

Ofendido, Kike tampoco quiso quedar fuera de ese escándalo: mandó un email lloriqueando a las personas de su mayor confianza, hablando de la situación sobre esa pelea. Pero Garbino no fue el único que tuvo ganas de armarse filiales por el mundo: siguiendo su tendencia aventurera, Nossovitch en 2000 plantó su negocio en Chile y anduvo muy bien. Pero un escándalo con la prensa lo hizo abandonar el país transandino y debió desembarcar en tierras aztecas. Ahora MexWorks es un éxito, pronto abrirá otra sede en Guadalajara y la expansión a España no se descarta.

Si AW factura tanta plata y todavía no cayó con los sabuesos de la AFIP, es por los oscuros tejes y manejes que hay en el tema de los impuestos: plata que entra y no es facturada, vueltos que no se devuelven, y arreglos non sanctos con oscuros personajes de la DGI que han pasado por los cursos.

Los rumores también envuelven a Guada, otra ex directora de GAP, que después de un incidente grave ocurrido en su familia, curiosamente renunció a sumas nada despreciables y se alejó. Pero al poco tiempo volvió a AW para convertirse en la traductora de Jeff en el Intro. ¿Tan fuerte es la influencia de AW que no se puede abandonar?

Otro escándalo surgió cuando medio mundo se enteró de que Axel Zungri, coach de GAP, era un picaflor que gustaba de relacionarse con niñas cursantes. "Todo el mundo lo comenta, pero te lo tengo que preguntar: ¿te la cogiste?", fue la sutil pregunta de Chioccarelli, y ante la respuesta afirmativa de Zungri se decidió su despido. En AW se puede hacer cualquier cosa… pero que no se sepa.

Y si de romances hablamos, no podemos dejar de mencionar el de Kike el seminarista, para quienes lo conocen, una persona despreciable. En sus cursos de EIP él es Dios y aniquilará a quien se le resista, aunque jamás pudo resistirse a la tentación de salir con Doug. Nunca admitió dicha relación, y de hecho la oculta, pero hasta el portero del edificio y los mozos de Mussel y Los Gansos saben la historia. Las personas más allegadas a él lo definen como un misógino narcisista, mientras que él formó su propio grupo de aduladores que se identifican como los Delta y lo secundan por todos lados. No solamente oculta sus crisis de identidad, sino hasta oculta que está en 3er. año de la carrera de Counselling. Lo ocultó tanto que hasta se dio el gusto de expulsar del EIP cuando le tocó coachear a un compañero suyo en la carrera que el cursa en Holos y no puede terminar.

Kike sí que sabe de escándalos, fue él quien ideó el EIP Adolescente, una mezcla del Intro y el EIP, mucho más suave, pero riesgoso aún, ya que esta práctica está lejos de ser llevada por un psicopedagogo o especialista en chicos. El asunto es que para dar estos cursos crearon la fundación AW para la Cultura, y los primeros en probar el postre fueron los chicos de la Fundación Felices los Niños del padre Grassi. Los chicos denunciaron el contenido del curso, y la violencia verbal a la que fueron sometidos. La fundación no se quedo atrás y empezaron a volar las cartas documento. AW, que tanto se jacta de tener cuadros de persuasión, negoció con el fin de que el escándalo no llegara a mayores. Tuvieron éxito,

pero desde entonces, AW no tiene nada que ver con EIP Adolescente. Sin embargo le presta las instalaciones para dicho fin a Kike. Todo queda a su cargo, con su asociación civil Líderes del Mañana y su programa de padrinazgo.


Conclusión

 

Cuando publicamos nuestro primer informe sobre AW mucho antes que cualquier página especialista en el tema, jamás imaginamos las repercusiones que podría llegar a tener, y sin embargo, ese informe nos abrió la puerta a una investigación profunda y metódica. Nunca nos adelantamos a criticar o informar sin antes verificar fehacientemente la veracidad de los hechos que tienen lugar en AW.

El informe, junto a las notas previas que recomendamos leer, nos habla de un curso que nos promete, a través de la filosofía ontológica, un mundo nuevo; alterar nuestras realidades de tal manera que seamos capaces de manejar nuestro mundo por causalidades y no por casualidades. Pero lo único de cierto es que estas personas, que nos venden un producto interesante e innovador, no son profesionales de la salud mental.

Está claro: toda persona que se someta al coaching coercitivo es manipulada por verdaderos monos con navaja, personajes que trabajan con técnicas terribles de desestructuración, lavado de cerebro, ensoñaciones y regresiones hipnóticas, sin otro objetivo que el vil metal. Lo saben todos: personas que están en el medio del curso, personas que ya salieron, familiares directos y amigos. Las personas que se someten a tal grado de manipulación son afectadas por un fanatismo tal, que es propio de cualquier secta religiosa; es muy difícil cortar el lazo psíquico que se le ha implantado a cada persona.

Por esos motivos, es imposible toda forma de discusión con las personas que están ahí adentro. He escuchado testimonios desgarradores de personas que han sido dañadas psicológicamente, otras que perdieron todo por dar el 100% de sí, personas que por no poder enrolar han puesto plata de ellos para pagarles a otros, historias de vida que merecen ser contadas para que terceros conozcan el peligro que representa someterse a cirujanos de la psiquis, que modifican nuestra base de creencias, lo más importante que tenemos.

A AW no le interesa otra cosa que no sea el dinero de sus contribuyentes, y el único bienestar que busca es el de sus dueños, y ni siquiera el de sus empleados ya que se los hostiga permanentemente, y encima trabajando gratis, o como parte de pago, como el caso de una mujer del personal de limpieza.

En lo que hace a todos los papeles que se firman, inclusive aquel en que se prohíbe el uso de drogas, alcohol o estimulantes, no son tenidos en cuenta para establecer quién puede ingresar; hasta personas con problemas mentales declarados son invitadas a participar de los cursos, previa charla con Marta, la madre de Zungri y supuesta psicóloga de AW. Cuando una persona se acerca al curso declarando abiertamente un problema mental, ¡ella realiza una consulta telefónica! Y no dudó en invitar a participar a una periodista que se hizo pasar por enferma bipolar16. Nos dice: "hacer el curso equivale a años de terapia".

En las cartas de GAP donde se declaran las metas, la única supervisada es la de enrolamiento, ya que, volviendo a la realidad, es problema tuyo si tenes ganas de hacer metas comunitarias, de arreglarte con tu novia, o de perdonar a ese amigo de toda la vida. Pero es problema de ellos si no podés conseguir a nadie para el Intro, que equivale a $650. Multiplicalo por 200 e imaginate cómo se le hace agua la boca al séquito de poderosos de AW.

Lamentablemente, a lo largo de la investigación hemos encontrado ramificaciones muy fuertes en Córdoba, Chile, México y Hong Kong, y como si esto fuera poco, han surgido empresas similares17 con el mismo poder de daño a sus miembros.

A las personas que han pasado por esta serie de situaciones y han salido airosas, no me queda otra que felicitarlos. Sin entrar en polémicas, ustedes han optado por los cursos, tal vez conociendo lo que les tocaría vivir, o tal vez aprendieron los valores de la responsabilidad sin quedar pegados en lo que a manipulación se refiere, o quizás, y en el peor de los casos, su necesidad de pertenencia sea tan grande que no pueden desprenderse de tal adicción.

Remarcamos también el peligro de ser enrolado en el lugar de trabajo. Muchos jefes en carácter de empresarios enrolan a sus empleados. Pasaron por AW empleados de un conocido bar temático de vinos, y los de una fábrica de galletitas, entre otras empresas.

A las personas que fueron dañadas por el curso tanto psicológicamente como en lo económico, a los familiares que ven cómo sus seres queridos se adentran en los edificios de AW y ver cómo lentamente van perdiendo su personalidad, les digo: no están solos, a muchos como ustedes les pasó lo mismo. Estén siempre atentos a los cambios de carácter. Infórmense, hay profesionales serios de la psicología y la psiquiatría que conocen estas amenazas y pueden ayudarlos. Tengan cuidado, el abuso de la credulidad pública no tiene límites, y siempre hay gente dispuesta a más.

Como dice el refrán, "mejor prevenir..."


Los papeles

Carta de felicitación al graduado de EIP. A. Zungri y G. F. Burgoa no pertenecen más a la empresa por altercados varios.
Ver ampliación y transcripción

Carta de "compromiso" de GAP, ésta se firma y se entrega antes de empezar.
Ver ampliación y transcripción

Primera hoja del material que es entregado al iniciar GAP. La pregunta capciosa, ¿qué es más grande que uno mismo?

Recomendaciones. Recomendamos leerlas dos veces antes de aceptarlas.
Garantía de satisfacción. ¿Satisfacción garantizada?
Ver ampliación y transcripción

El acuerdo de confidencialidad. Se ve que muchos no estuvieron comprometidos y divulgaron algunos secretos.
Ver ampliación y transcripción

Este memorando es distribuido a la gente del staff. Allí se enseña cómo convencer por teléfono si queda alguna duda antes de tomar un curso.
Ver ampliación y transcripción


Apéndice – Detalle de algunas actividades

El juego del Rojo-Negro (Intro)

El Rojo-Negro es un juego de cooperación, aunque esto no se advierte de antemano. En este juego el grupo se divide en dos equipos de aproximadamente 80 personas cada uno. Un equipo se queda en el salón del curso y el otro es ubicado en el de al lado. Se informa a los equipos que el objetivo es obtener la mayor cantidad de puntos, lo que se conseguirá votando seis veces el color rojo o el negro. Cada equipo designará un capitán, quien se encargará de contabilizar los votos individuales para emitir el voto "oficial" del equipo. La forma en que se computa el puntaje depende de confrontar los colores votados por el propio equipo y por el otro, como se muestra en este esquema:

 N  N
+3 +3
 N  R
-5 +5
 R  N
+5 +5
 R  R
-5 -5

Es decir que si ambos equipos votan Negro, ambos obtienen +3; si el equipo propio vota Rojo y el contrario vota Negro, nosotros obtenemos +5 y ellos -5; y si ambos votan Rojo, ambos obtienen -5.

No hay ninguna comunicación entre los equipos, y nadie del staff ayuda en las votaciones. Una persona del staff va constantemente de un salón al otro, ya que a él se le anuncia lo que el equipo vota, y luego anota en las pizarras el puntaje de acuerdo a lo que votaron ambos equipos.

En las pizarras de cada salón hay 6 casillas en las que se van anotando los puntajes de cada votación.

Nadie lo sabe, pero la clave del juego es la cooperación entre equipos: si todos votan Negro las seis veces, todos ganarán. Sin embargo, si uno supone que el otro equipo hace juego limpio votando Negro, uno puede votar Rojo y sacarle ventaja. Una vez que ocurre esto (el miembro del staff nos anunciará los primeros votos e irá anotando los resultados parciales para ponernos nerviosos), es dificil que un equipo vuelva a arriesgarse y vote Negro, y es por eso que normalmente ambos puntajes se terminan hundiendo.

Y eso es justamente lo que se busca, que todos pierdan. Si es necesario, la gente del staff anulará un voto, aduciendo que no se siguieron las reglas (sin más explicaciones); en ese caso el equipo debe emitir el voto nuevamente, hasta que el staff lo dé por válido. Los participantes, a esa altura agotados, votarán el otro color si eso les permite salir del estancamiento.

Una vez termiado el juego, ante el inevitable resultado nefasto, el grupo recibe una dura lección de cooperación. Se recrimina al grupo por tener la mentalidad que hace posible las guerras, el racismo, el delito, etc. Por último nos dirán que si alguien hubiera cruzado el pasillo entre salones podría haber ido a convencer al otro equipo de que ambos votaran Negro. Esto lo comentarán casi como un chiste, aclarando que nunca dijeron que estaba prohibido "visitar" el otro salón. Pero, ¿a quién se le ocurriría siquiera pensar en salir, si a lo largo de todo el curso Jeff se encargó de insultar y descalificar a cualquiera que intentara ir al baño?

El "Titanic" (EIP)

El Titanic es un ejercicio de visualización. Las luces están bajas, la voz en off te dice que el barco en el que navegás te lleva hacia aguas cálidas. Es relajante e incluso produce sueño, hasta que ¡CRASH! Una explosión te altera, el barco se empieza a hundir. Te crean la disyuntiva entre salvar a los demás o a vos mismo. Tenés 4 fósforos que representan lugares en un bote salvadidas; los podés repartir quedándote con uno, o darlos todos. Si te quedás con uno, te salvás; y si no, te morís. Este es un ejercicio de control de la conducta. Mientras tus estados están alterados, los coaches te preguntan a quién salvás y por qué. Tenés que decir el nombre de quien salvás de la siguiente manera: "Fulanito, morís" o "Fulanito, vivís". Si no lo sabés, te hacen decir: "perdoname por no quererte lo suficiente... Morís". Te hacen conectarte visualmente con la persona que salvás o dejás morir, para que te sientas culpable si la dejás muerta o no. Y si vos no tenés ningún fósforo y morís, también sentirás culpa por mucho tiempo. En la ensoñación algunos vivirán y otros no, pero en AW todos pierden, y las recriminaciones serán durísimas, no hay alternativa.

Luego hacen un recuento de los que tienen fósforos y los que se quedaron sin nada. Les dicen, "fijate cómo te estás manejando en la vida, sos un desastre". Y si te salvaste, te hacen sentir mal porque murió mucha gente por tu culpa. Terminás escribiendo tu epitafio, y como estás tan sensible te largás a escribir cosas muy fuertes (así ocurre en la mayoría de los casos).

El ejercicio está armado de modo que se viva todo con sumo realismo. Cuando uno debe decidir a quién salva, es más que un juego; las emociones son muy fuertes, y se difumina el límite entre fantasía y realidad. Quienes resulten "muertos" en la tragedia, incluso harán el papel de muertos, acostados boca arriba en el suelo, con las luces apagadas, y las manos cruzadas sobre el pecho.

La "Noche del Grial" (GAP)

La "Noche del Grial" es la realización de tu peor miedo en la vía pública. El Grial empieza el sabado a la tarde, cuando se te asigna nuevamente un buddy y una meta. Sigue durante la noche, concretando el objetivo, y termina el domingo.

Existen objetivos prediseñados que se seleccionan de acuerdo al miedo:

Miedo a la pobreza: hacer de linyera y conseguir limosna por un valor pactado con los coaches;

Homofobia: conseguir una determinada cantidad de números de teléfono de hombres en algún boliche de moda; o travestirse.

Miedo al ridículo: vender preservativos usados y/o algún objeto estrafalario, o hacer escándalo en restaurantes, peleándote con tu amigo invisible. Este último consiste en ir solo a un restaurante, pedir dos cafés (uno es para el amigo invisible), y conversar y discutir con esta persona imaginaria de manera que no pase inadvertida para los presentes. Al momento de pagar, se abona solo el café propio, ya que el otro debe pagarlo el amigo. Esto lleva a una inevitable discusión con mozos y encargados, una situación muy escandalosa que lo convierte a uno en centro de atención para todo el restaurante. Hay que lograr que a uno lo echen literalmente del lugar, sin pagar el otro café bajo ningún concepto.

El sábado a la noche saldrás acompañado por tu buddy, quien te observará y verificará que tu objetivo se haya cumplido según lo pactado; asimismo vos controlarás el cumplimiento de su objetivo. Uno de los lugares más tradicionales para ver este tipo de bufonadas es la zona de Recoleta y Plaza Francia. Así que, ya saben, si están cenando en Recoleta y alguien les viene a vender un tiempo compartido en la Luna...


Notas


1. La doctora Espinal abandonó Escuela de Vida luego de aparecer mencionada en el libro "La Argentina embrujada" (Viviana Gorbato), para dedicarse a un centro de coaching para empresas. Creó Taishi Consulting, una empresa dedicada a impartir el coaching a empresas. También lidera el Instituto de Capacitación Profesional, que es una escuela de coaches.

2. El boom de AW fue entre 1996 y 1997. Cada curso Intro, con más de 300 personas que se agolpaban para escuchar al maravilloso Jeff, logró que se cambiara la sede a la actual de Bernardo de Irigoyen.

3. La musicalización del salón es una de las principales armas de los coaches. Se seleccionan canciones cuya letra y música son efectivas para lograr los quiebres. De hecho, los DJ tienen programado al detalle cuándo pasar cada canción, cuánto tiempo y a qué volumen. Tan clave es la música que hasta han lanzado el CD con sus grandes éxitos.

4. Estafear es una de las palabras más comunes en el breve diccionario de la lengua workiana. Viene de "staff", y significa participar activamente como colaborador del coach principal. Por ejemplo, "¿vos a cuántos estafeaste?". Mientras más se estafea, más cerca se está del paraíso y del amor de los líderes.

5. El coaching alienante o de coerción es un término que hemos propuesto para diferenciarlo del coaching empresarial.

6. Son los elementos indispensables para producir la coerción mental. Juegos: por ejemplo Rojo-Negro, donde se induce a los participantes a un estado de emoción violenta, competencia y adrenalina. Factores: control de aire y calefacción (temperatura muy alta o muy baja), produciendo sed y ganas de ir al baño. Mensajes: se maneja el lenguaje directo apelando a emociones todo el tiempo. Los coaches se dirigen agresivamente hacia el público, propinando insultos o amenazando con expulsiones. Al rato les hablan tiernamente. Otro ejemplo es el cartel "qué pretendo no saber". Situaciones: se crean constantemente en los seminarios las situaciones límite, como la "noche del Grial".

7. También llamado el "super coach", un locuaz e histriónico personaje conocido por sus vinculaciones con un gran laboratorio farmacéutico. No pudimos confirmar si cobra o no, pero por lo pronto Jeff lo está entrenando para que lo reemplace.

8. Todas las personas que han escuchado a Chioccarelli por primera vez creen haber llegado a un centro de "tele evangelistas" a lo Pat Robertson del Club 700.

9. Se llama gaperos a quienes hacen el seminario GAP.

10. Kike fue pareja de J. D. Perasso. Sus detractores aseguran que sufre una crisis de identidad sexual.

11. Cuando se expulsa a alguien durante el seminario, esto es usado como símbolo de poder del coach. Para que se expulse a una persona puede haber varios motivos. En un tiempo Kike expulsaba a aquellos que él intuía que le costaría llevar al quiebre.

12. Si de ir a comer se trata, nada mejor que hacerlo en lugares amigos. En la zona entre Bernardo de Irigoyen, Carlos Calvo y Estados Unidos se encuentran la confitería Mussel, el restaurante Los Gansos (sus dueños son ex gaperos), un kiosco, el estacionamiento y hasta una florista que vende ramilletes para los familiares de los graduados. Verdaderamente una cuadra próspera que crece al ritmo de AW.

13. Hacer la "gran Amira" es, en alusión a Amira Yoma, llevarse la plata en valijas.

14. El espíritu GAP es magnificado por los Senior GAP, y se identifica al curso con la persona que más se destacó en sus cambios, o los cuadros que mejor representen el éxito, el dinero, la fama o parentesco familiar. Todavía se recuerda el espíritu de una participante que quería tener 10 de handicap en el golf.

15. Por ejemplo Elizabeth Márquez, Elizabeth Kilian, el diseñador Martín Churba.

16. Enfermedad mental de carácter agudo.

17. Las empresas que hemos detectado con el mismo mecanismo que AW son las siguientes: ICG (Interpersonal Coaching Group), Lifetraining, SAT (South American Training), y hasta el momento tenemos en observación a CICVA, Freedom y Buenos Aires Coaching. Insight ha cambiado de nombre.


Fotografías Las fotos de "Doug" y Gabriel Nossovitch se encuentran en este enlace.

Bibliografía recomendada

Las sectas entre nosotros (Margaret Thalet Singer & Janja Lalich)
(Editorial Gedisa)

La Argentina Embrujada (Viviana Gorbato)
(Editorial Atlántida)

Páginas Web

Telenoche Investiga
Fundación FAPES
Fundación SPES
Trucos psicológicos
The Awareness Page (en inglés)
Foros de Ciudad Internet
Artículo en La Tercera (Chile)
SIMPOS (en inglés)
Modificado el ( sábado, 12 de diciembre de 2009 ) |
 
Siguiente >


¿Aviso inapropiado? Avise aqui si no se respeta nuestra Politica de publicidad